5 razones para contratar un Seguro de Dependencia

Razones para hacerse un Seguro de Dependencia

5 razones para contratar un Seguro de Dependencia

¿Por qué contratar un Seguro de Dependencia? Es una pregunta que muchas personas que ya han encontrado la estabilidad laboral podrían hacerse. La incertidumbre por el futuro es algo que nos afecta a todos. Pero cuando los ingresos familiares dependen del trabajo de uno de los cónyuges, no está de más procurar una solución aseguradora que prevenga una situación de Dependencia.

Porque, ¿qué pasaría en el caso de que usted sufriera un contratiempo? ¿Cómo afectaría a la estabilidad económica de su familia? ¿Y si, por causa de un accidente o una enfermedad sobrevenida, dependiera de la ayuda de otras personas?

Ser dependiente no es una condición exclusiva de las personas mayores. Un accidente de tráfico, un siniestro laboral o una enfermedad que merme la capacidad de valerse por uno mismo pueden aparecer a cualquier edad.

El riesgo de ser persona dependiente está ahí y siempre viene bien asegurarse y garantizar un capital para afrontarlo. Una póliza de Vida puede ayudarnos a mantener nuestro estatus y nivel de vida, pero el Seguro de Dependencia es el apoyo que puede garantizar tu propia independencia futura, sin tener que recurrir a terceros.

Es muy posible que no te hayas planteado antes hacer un Seguro de Dependencia. Es algo que parece tan lejano, ¿verdad?

Pero lo cierto es que en España hay más de un millón de personas que tienen reconocida su situación de Dependencia y otras 280.000 personas más están a la espera de que la Administración Pública les reconozca ese derecho.

La Dependencia es una realidad que puede tocarte a ti también y por eso queremos darte 5 razones para que valores la contratación de un Seguro que te proteja a ti y a tu familia.

 

1. La tranquilidad de contar con un Seguro para afrontar la Dependencia

El primer beneficio que aporta un Seguro de Dependencia es la tranquilidad de saber que hay un capital destinado a proteger a la familia en caso de que un accidente o enfermedad haga dependiente al asegurado.

Los Seguros de Dependencia cubren situaciones de Gran Dependencia y Dependencia Severa, con indemnizaciones que pueden abonarse en forma de capital o de renta.

Además, estas pólizas suelen incluir un Seguro de Vida Riesgo que proporciona la tranquilidad de saber que su familia podrá continuar con su actual nivel de vida, pase lo que pase.

 

2. Evita que la Dependencia no altere el nivel de vida de la familia

Qué pasaría si el día de mañana tuvieras una enfermedad que no te permita trabajar. Sin ingresos que entren en casa todos los meses, empezarías a gastar los ahorros y es posible que acabes desprendiéndote de tu patrimonio para hacer frente a las necesidades que implica una situación de Dependencia.

Puede que entren dos sueldos en casa, pero el riesgo de perder uno de ellos también alteraría el nivel de vida de la familia. Independientemente cuánto cobra cada miembro de la pareja, no es lo mismo un sueldo que dos. Ni es lo mismo ocuparse de los niños y de una casa solo que acompañado.

Con un Seguro puedes prevenir esta situación y proteger todo lo que tanto te ha costado conseguir en la vida. El Seguro de Dependencia ofrece una renta que complementa las ayudas públicas y ayuda a mantener el nivel de vida que tenía la unidad familiar antes del siniestro.

Además, la contratación de esta póliza tiene ventajas fiscales de las que te puedes beneficiar desde el momento en el que firmes el contrato.

 

3. Ser más independiente cuando estás en situación de Dependencia

Mucha gente cree que las ayudas públicas cubren todos los gastos y necesidades que precisa una persona dependiente. Y no es así, funcionan como un copago en el que la Administración solo aporta una parte, en función del grado de dependencia que tenga reconocida esa persona.

Las ayudas a la Dependencia están limitadas. ¿Y si necesitara cuidados especiales por la enfermedad que le tiene incapacitado? Puede que necesite aún más dinero para pagar tratamientos y al personal que le atiende.

Tener la capacidad de decidir en esta situación puede depender de la indemnización de un Seguro.

 

4. Los jóvenes también deben preocuparse por la Dependencia

Como te hemos comentado, una enfermedad o un accidente pueden causar secuelas que hagan de esas personas dependientes. Y sin importar la edad.

No sabemos lo que va a ocurrir mañana, pero si que podemos prevenir hoy una situación de Dependencia.

Hay jóvenes que se han visto en esa situación y precisan cuidados para realizar tareas básicas del día a día, sin poder trabajar ni aportar ingresos a la familia.

Otros viven con personas mayores dependientes, que precisan cuidados y atenciones que el Estado no cubre.

Un Seguro puede ayudar a afrontar los gastos que supone una Dependencia en las personas jóvenes.

 

5. Aumenta la tasa de dependencia y el envejecimiento de la población

Aunque una persona joven puede ser dependiente como consecuencia de una enfermedad o un accidente, son las personas mayores las que tienen más probabilidad de necesitar un cuidador que les ayude a desenvolverse en el día a día.

Cerca del 30% de las personas mayores de 65 años son dependientes y el paulatino envejecimiento de la población hace que esa tasa de dependencia no pare de crecer.

Todos llegaremos a esa edad y cualquiera de nosotros puede verse impedido a consecuencia de los años y los achaques de salud. Si no quieres depender de nadie en el futuro, ponte en contacto con nosotros y buscaremos el Seguro de Dependencia que asegure la protección de la economía de tu familia a largo plazo.

Siguiente